En la ladera del volcán activo Ojos del Salado, en la frontera entre Chile y Argentina, a una altura de 6.382 metros, existe un lago permanente. El 21 de febrero de 2016, tras ascender con un equipo de 100 kg. de material (entre dos personas), Erno Tosoki (Hungría) consiguió bucear en el lago, con un un muy alto riesgo de daño en pulmón y de hipotermia, a pesar de los escasos 2 metros de profundidad existentes.

La hazaña, requirió 5 años de entrenamiento y estuvo a punto de verse truncada por un inesperado cambio en el tiempo, que limitó la inmersión a 10 minutos y obligó a descender de forma inmediata abandonando todo el equipo.

Para leer más sobre esta aventura, recomendamos el artículo Ésta es la mayor altitud a la que se ha logrado bucear de la revista Xátaka Ciencia

Participa y colabora en las actividades de Empordà Dive. Disfruta y ayúdanos a proteger el mar

Descubre todos los beneficios

Comparte esta noticia

Leave a Reply

close-image